por Kathy Kucsan, Ph.D. | Cofundadora y Directora de Educación

A lo largo del año pasado, este blog ha hablado de los beneficios de la enseñanza y la participación en la música para los niños, desde la primera infancia hasta la adolescencia. Pero la música no tiene por qué detenerse cuando guardas la trompeta después del último concierto de la banda del instituto, o si dejas de tomar clases de piano en curso.

Como producto de un sistema escolar que tenía un programa (y una ética) de música instrumental muy fuerte, nunca se me ocurrió que hubiera un momento en la vida para dejar de hacer música. Nuestra ciudad estaba llena de bandas comunitarias, bandas de ex alumnos, coros comunitarios, bandas de polka amateur y una orquesta de la ciudad universitaria.

Mis antiguos compañeros siguen cantando y tocando en sus comunidades de todo el país, aparentemente en un porcentaje mayor que el de la población en general. Pensé que esto era normal hasta que pusimos en marcha el Centro de Artes Musicales y escuché una historia tras otra de adultos que renunciaban a sus sueños musicales.

Nunca, nunca es demasiado tarde para empezar a hacer música. Hay muchas maneras de ser musical, ¡para toda la vida!

Actualmente, alrededor del 25% de nuestros alumnos son adultos, de 20 a más de 80 años. Al tomar clases o hacer música en un conjunto, se benefician de la creación musical de estas maneras:

1. El aprendizaje continuo de la música mantiene el cerebro sano

Elaprendizaje continuo de la música contribuye a la salud (y al crecimiento) del cerebro. Estudiar música contribuye literalmente a aumentar la materia gris. La música, en particular, contribuye a aumentar el razonamiento espacial, la capacidad de lectura y escritura y la memoria verbal

2. La música ayuda a aliviar el estrés

Hace poco hablé con una participante de Broadway Boomers que sufría problemas de salud relacionados con el estrés. Me dijo que los ensayos semanales eran un "oasis de cordura" en su trabajo lleno de presión.

La música afecta a nuestra fisiología de muchas maneras, y hacer música activamente puede afectar a los niveles de cortisol (demostrado en un estudio de 2013 de los Institutos Nacionales de Salud ). Llevo mucho tiempo instando a la gente a utilizar la música durante los procedimientos quirúrgicos. Un estudio de la Facultad de Medicina de Yale demostró que las personas que escucharon música antes y durante la cirugía (puede que estemos "fuera", pero nuestros oídos siguen procesando el sonido) se curaron más rápido y necesitaron menos analgésicos.

3. La música contribuye a la salud y el bienestar general

Todos sabemos que la música influye en nuestras emociones y afecta a nuestro estado de ánimo. Puede que tengas una lista de reproducción a la que recurrir si te sientes mal o quieres revivir un viejo recuerdo. Si sentimos nuestros sentimientos, generalmente estamos más sanos.

4. El aprendizaje de la música te da una sensación de logro

Hay una suposición generalizada de que tenemos que "ser buenos" en algo para poder hacerlo. American Idol y The Voice celebran a los mejores concursantes, pero podemos medir el éxito con diferentes métricas. Si empiezas a tocar el piano a los 52 años y dominas una canción que siempre has soñado tocar, ¡es un gran logro!

5. La música proporciona un sentido de comunidad

No hay nada como cantar en un coro comunitario o tocar jazz con un grupo de compañeros después de la escuela. La música nos conecta, tiende puentes, crea vínculos y fomenta el respeto y el aprecio.

6. Hacer música aumenta la creatividad

Hacer música nos lleva a nuestra propia creatividad innata, ya que favorece el aumento de la cognición y el pensamiento fuera de la caja.

7. La música favorece la salud de la memoria

La música ayuda a aumentar o mejorar la memoria a cualquier edad. Esto es especialmente importante para los mayores de 55 años. La música estimula la función cerebral y ayuda a mantener activas nuestras vías neuronales.

8. La música trae alegría.

No hace falta decir que la música es portadora de alegría. ¿Qué mejor razón para escucharla, tocarla, aprenderla y apreciarla?

La sabiduría social predominante parece ser que no podemos aprender a tocar un instrumento (o hablar un idioma o aprender a pintar) si superamos la edad de la escuela primaria. Eso no es cierto; tenemos la capacidad de aprender a cualquier edad. Puede que tardemos un poco más en adquirir destreza, pero eso es todo. Merece la pena invertir el tiempo necesario para hacer la música que siempre has querido. Tacha "tocar una sonata de Mozart" de tu lista de deseos y hazlo.

LEER MÁS:

Ahora salgan a hacer música.

Cofundador y Director de Educación